domingo, 18 de mayo de 2014

ENCUENTRO CERCANO CON EL MUÑECO DE MICHELIN




 
 
 
 
 
El 14 de marzo de 1974, el matrimonio Corell circulaba tranquilamente por Marines, Valencia (España), cuando minutos antes de las 22:00 horas, detuvieron su vehículo en un Stop, para incorporarse a otra carretera. En ese momento, Carmen observó una extraña luz blanca/rosada ovalada que desapareció al poco tiempo. Emprendieron de nuevo la marcha y a unos 100 o 200 metros, observaron un torbellino de polvo elevándose desde el suelo. El pequeño “tornado”, estaba a 1 metro del suelo y muy próximo a la carretera. Se desplazaba en la misma dirección que el coche de los testigos. Con la ayuda de las luces del vehículo observaron perfectamente que dentro del torbellino había una figura. Se trataba de un humanoide muy alto, con los brazos y piernas pegadas al cuerpo, lo que le daba una apariencia de columna. Vestía un traje muy ajustado de una sola pieza, de color oscuro y brillante. Los brazos de aquel ser estaban completamente pegados al cuerpo y no los movió en ningún momento. Los puños los mantenía cerrados. El cuello era delgado y la cabeza, pequeña en comparación con el resto del cuerpo. La cara era lisa, y en la frente, a cada lado, “sobresalían 2 luces pequeñas”. Vicente dijo que el traje, por su parte del torax y los brazos era muy similar al “hombre de Michelin”.
 
Aspecto del extraño humanoide observado por el matrimonio.
 
 
 
 
Cuando el vehículo se puso al lado, el humanoide hizo un giro, tocó el suelo y se quedo completamente firme (como un soldado). En ese instante, las luces del coche se apagaron inexplicablemente. Esto ocurrió al mismo tiempo que las luces de la cabeza del humanoide se apagaban. Entonces el automóvil comenzó a echar humo por la zona del motor. El humanoide miraba hacia los testigos. Vicente, nervioso y con miedo se alejó del lugar hasta que dejaron de ver al misterioso visitante. Más adelante, fueron ayudados por otros vehículos, pero ninguno de ellos había visto al humanoide. Cuando el matrimonio Corell, llevó el coche al taller, los mecánicos comprobaron que el cable que une el interruptor con el faro delantero izquierdo estaba completamente quemado (alrededor de 1 metro de cable).

 

LOS EFECTOS DE LA DISTORSION

Dos detalles llaman poderosamente la atención en este encuentro.  La apariencia externa y posición estática del humanoide tienen un papel importante en la breve experiencia. Si analizamos estos elementos desde la perspectiva de la Teoría de la Distorsión comprobaremos que el misterioso visitante nocturno  es muy parecido a los muñecos que la empresa de neumáticos Michelin comercializaba en España. La mayoría de estos muñecos mostraban los brazos pegados al cuerpo.
 
El humanoide tenía muchas semejanzas con el famoso muñeco Michelin.
Uno de los numerosos productos de "merchandising" de Michelin .


El matrimonio Corell regresaba de la "jura de bandera" de su hijo, por tanto los componentes castrenses estaban muy presentes en la mente de los testigos...
La Teoría de la Distorsión expone que la suma de varios factores psicológicos (en este caso muñeco Michelin y elementos militares) dan como resultado algunos de los elementos que observamos representados en los encuentros cercanos. Por tanto, si "buceamos" convenientemente en la mente de los testigos comprobaremos que los "detalles" mas extraordinarios y no registrados en otros incidentes se hallan latentes en su inconsciente. Lo que ocurre es que la interacción con un agente externo desconocido consigue que dicho "material estético", privativo y personal, se "exponga" ante los ojos de los eventuales testigos de forma "distorsionada" y estos lo consideren como algo anómalo, de naturaleza indeterminada, independiente o ajeno a su mente o participación como observador. En realidad los encuentros cercanos con OVNIs y sus ocupantes están mas próximos al universo "onírico" que a un fenómeno físico provocado por naves procedentes de otro planeta.
 
 
 
 
 
Pero aún podemos encontrar mas curiosidades que apuntan hacia el origen "psicológico" de los componentes que se dan cita en este encuentro nocturno. El matrimonio Corell regresaba a su domicilio después de asistir a la ceremonia de jura de bandera de su hijo, que cursaba el servicio militar obligatorio. Y es el propio Vicente quién explica que el humanoide parecía un militar en posición de firme cuando surgió del torbellino. Todos estos elementos estarían latentes en la mente de uno de los testigos: muñeco Michelin, militares, tornado, etc. y fue la “creación onírica” del observador al interactuar con un agente externo desconocido, la que se puso a funcionar para crear este particular e intransferible evento de encuentro cercano...








JOSE ANTONIO CARAV@CA





Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor . Propiedad de José Antonio Caravaca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario