lunes, 3 de enero de 2022

Entrevista a Jose Antonio Caravaca - "Teoría de la Distorsión"


 




Estuvimos con José Antonio Caravaca, autor de varios libros y uno de los ufólogos más destacados del panorama actual. Nos contó acerca de sus investigaciones y su "Teoría de la Distorsión". Una interesante entrevista realizada por Sonia Gupta. Pincha AQUI


jueves, 2 de diciembre de 2021

OVNIS: EL INTERMINABLE MANTRA DEL RADAR







Los entusiastas de la hipótesis extraterrestre (HET) creen que tienen en su poder un as en la manga para confirmar sus ideas sobre el origen sideral de los OVNIS. Y es que consideran que los avistamientos detectados por el radar demuestran sin lugar a dudas que estamos ante objetos físicos y  que solo la posibilidad de los visitantes alienígenas se ajusta a este parámetro. Sin embargo en la mayoría de debates que se argumentan los ecos del radar para defender las ideas basadas en las tuercas y tornillos, se pasa de puntillas sobre los encuentros cercanos con OVNIS. Y es por eso, que casi ningún defensor de la HET quiere profundizar en sus conclusiones más allá de las primeras y livianas capas ofrecidas por el fenómeno, o sea los avistamientos lejanos protagonizados por pilotos y radares, y para ello, no dudan incluso en despreciar, ignorar o reinterpretar el resto de la casuística, exponiendo o que se trata de engaños o episodios que nada tienen que ver con sus estimados extraterrestres. Solo de esta forma el radar se erige en una prueba de fe incuestionable, convertido en un interminable mantra que siempre resuena en cualquier conversación sobre la procedencia de los OVNIS para intentar (en vano) ahuyentar los miedos y recelos de cualquier otro planteamiento heterodoxo que ponga en aprietos la supremacía extraterrestre.





JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.


lunes, 1 de noviembre de 2021

DISTORSIÓN: ¿Y SI LOS OVNIS FUERAN ALGO MUY DISTINTO DE LO QUE HEMOS CREÍDO HASTA AHORA?




¿Qué pasaría si nuestro enfoque sobre la naturaleza de los OVNIs hubiera estado errado? ¿Existe otra forma de encarar el enigma de los platillos volantes? ¿Qué es la teoría de la Distorsión? ¿En que lugar deja la hipótesis extraterrestre? ¿Es una idea excluyente con la posibilidad de un factor exógeno al ser humano? En exclusiva para los lectores de CODIGO OCULTO vamos a ofrecer algunas claves de esta sugerente y apasionante idea.


Para empezar, hay que señalar que la Teoría de la Distorsión (TD) es un planteamiento que tiene nexos en común con la hipótesis psicosocial (Monnerie) y con algunos aspectos incluidos en la denominada paraufología (Clark, Vallée, Grosso, Freixedo, Keel), aunque como principal contraste habría que apuntar que su finalidad o propósito no se limita a esclarecer el presunto origen de este fenómeno, sino que su esfuerzo se concentraría en intentar aproximarse al modus operandi de los encuentros cercanos con OVNIs, quizás, con mucha diferencia las experiencias con mayor carga de alta extrañeza de todo lo que nos ofrece el paradigma. Por lo que las preguntas básicas que espera responder la TD son algo distintas de las habituales que suelen hacerse los estudiosos en esta materia: ¿por qué la gente tiene este tipo de extraños encuentros?, y sobre todo ¿por qué los experimentan de una forma tan personalizada y subjetiva? En síntesis, desgranar el funcionamiento interno de estas experiencias anómalas (que por cierto es casi lo único que podemos hacer al no disponer de una nave o un ocupante para su estudio). 


UN FENOMENO SIN MEMORIA

Y es que, si analizamos detenidamente la casuística ufológica, los miles de relatos, comprobaremos que lejos de presentar una perfecta uniformidad en su puesta en escena, lo que se traduciría en la recogida de variados testimonios de un mismo tipo de nave y ocupantes volando y aterrizando de un lugar a otro, lo que encontramos en realidad son múltiples versiones fuertemente «personalizadas» de un mismo concepto: la furtiva llegada a nuestra planeta de unos exploradores extraterrestres, ya que cada testigo, en contra de las previsiones, se topa con un platillo volante y un ufonauta diferente. Como si el fenómeno OVNI no tuviera memoria estética y continuamente asistiéramos a una reiniciación de la escenografía expuesta ante los observadores desde cero. ¿Pero como es esto posible?, ¿estamos siendo visitados por cientos de civilizaciones diferentes?, ¿o por el contrario nuestros sentidos están siendo engañados o manipulados por una inteligencia desconocida para que cada persona los vea de una forma diferente?, ¿quiere decir esto que los OVNIs utilizan un inquietante camuflaje psíquico para encubrir sus incursiones?



LEER COMPLETO AQUI




JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.


domingo, 3 de octubre de 2021

ENCUENTROS CERCANOS CON OVNIS: SINGULARIDADES ESPACIO TEMPORALES


 



La casuística ufológica está repleta de eventos sin par. Casos que ocurren como estallidos únicos de una realidad quimérica que se abre paso ante los testigos con una arrolladora fuerza visual. Definitivamente los encuentros cercanos con OVNIS carecen en su mayoría de memoria. La información del fenómeno, inexplicablemente, no se traslada de un sitio a otro. No encontramos asideros en los que sostener nuestros planteamientos. Y es que más allá de cualquier conclusión somera o desvirtuada que podamos realizar sobre estas apariciones dejándonos seducir y arrastrar por la imagen hipnótica que nos trasmiten las irrupciones de naves y seres, las manifestaciones OVNIS son extraordinarias y desconocidas singularidades espacio temporales que brotan en determinados lugares y ante escogidos testigos para no volver a reproducirse jamás. Como si nunca hubieran existido más allá de ese instante. Cómo si no tuvieran vida más allá de ese fugaz contacto con los observadores. Y aunque la mayor parte de la literatura OVNI se vertebra alrededor de una misma idea, un mismo concepto, la visitación alienígena, su desarrollo es impredecible e intransferible, como si el paradigma ante el que estamos expuestos pudiera personalizarse al interactuar con los testigos. Que los platillos volantes se puedan detectar en el radar o que dejen huellas en sus eventuales aterrizajes no puede nublar nuestra razón a la hora de catalogar estos fenómenos. Las evidencias físicas de estas experiencias y su aparente escenografía tecnológica no deben conducirnos a conclusiones apresuradas. Los encuentros cercanos no son lo que aparentan, más bien debemos interpretarlas como complejas singularidades espacio temporales, cuasifísicas, pero enmarcadas dentro de una realidad cognitiva inmersiva, arquetípica y ancestral.

 




JOSE ANTONIO CARAV@CA

 

Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.

 

domingo, 26 de septiembre de 2021

ENCUENTROS ARCANOS QUE NO CERCANOS CON OVNIS







La interpretación de la génesis de la ufología ha sufrido una notable evolución con el paso de los años, de la hipótesis extraterrestre básica (Keyhoe, Benítez, Ribera), se pasó a una redefinición del origen del fenómeno incidiendo en la posibilidad de que los ovnis procedieran de universos paralelos o dimensiones ignotas (Vallée, Keel, Darnaude, Michel), y todo para intentar encontrar encaje al componente anómalo y paranormal presente en muchas de estas experiencias. Sin embargo, ambas posturas seguían compartiendo los mismos puntos generales: la existencia de unas entidades inteligentes ajenas al ser humano, y la presencia de extrañas aeronaves desconocidas que interactuaban en nuestro medio. Posteriormente surgió la posibilidad de que los platillos volantes fueran un fenómeno radicalmente diferente de todo lo que habíamos establecido hasta la fecha, y a raíz de los planteamientos del famoso psicoanalista Carl Jung, surgieron otros planteamientos que contemplaban que los ovnis no eran ni vehículos ni había inteligencias extraterrenas detrás de estas apariciones (inconsciente colectivo y fenómenos psícoides). La Distorsión sigue en cierta medida esta última estela al considerar los ovnis y sus ocupantes como una suerte de artificiosa pantalla sociocultural elevada por nuestra psique y que oculta, de manera involuntaria y no premeditada, un misterioso y desconcertante paradigma de orden cognitivo.




JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.

lunes, 16 de agosto de 2021

¿SON LOS OVNIS FENÓMENOS PURAMENTE TECNOLOGICOS O SON PRODUCTO DE OTRO TIPO DE PARADIGMA DESCONOCIDO?

 






En el año 1962 el famoso escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke dijo que: “Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. Y convencidos de esta máxima, muchos ufólogos han señalado que las capacidades ostentadas por el fenómeno OVNI son prácticamente incomprensibles para nuestra ciencia, por lo tanto, deben esconder una fastuosa ciencia venida de las estrellas. Pero hasta la fecha, con la casuística ufológica bajo el brazo, no tenemos ninguna certeza de peso que señale que las extraordinarias y desconocidas capacidades y propiedades expuestas por los platillos volantes y sus ocupantes se deba a la existencia de una tecnología extraterrestre desplegada ante nuestros ojos. De hecho las evoluciones de extrañas luminarias en el cielo, la aparición y desaparición de humanoides, las interferencias electromagnéticas, las paralizaciones de testigos, la levitación de entidades o que algunos objetos u seres puedan atravesar la materia, han sido descritos en muchos otros contextos sobrenaturales desde hace cientos de años sin que hasta la fecha se haya pensado que se trataba producto de una ciencia desconocida, sino más bien como la manifestación de una realidad que normalmente parece vedada a los sentidos ordinarios y que posee unas características que podrían denominarse mágicas. Y etiquetas no han faltado para intentar encasillar estas manifestaciones. Por lo que queda claro que la semejanza de los OVNIS con estos otros fenómenos extraños podría indicar que hemos estado reinterpretando, quizás influenciados bajo nuestros sesgos culturales, una serie de paradigmas que desde los albores de la historia han estado presente en diferentes culturas humanas y que parecen reaccionar a nuestra presencia cambiando y metamorfeando su apariencia externa. Curiosamente las comunicaciones telepáticas no son tampoco un recurso exclusivo de los tripulantes de los OVNIS, sino que prácticamente todas las entidades que nos han salido al paso, han utilizado este medio para comunicarse con nosotros. Pero solo a partir de la segunda mitad del siglo XX los estudiosos comenzaron a considerar que algunas de estas manifestaciones anómalas podrían encubrir una fastuosa tecnología alienígena, pero ¿Estamos completamente seguros de esto? ¿Podemos asegurar que los OVNIS, sus ocupantes y fenómenos colaterales son consecuencia de la irrupción en un nuestro planeta de una ciencia de otros mundos? Y más teniendo en cuenta, que muy pronto los ufólogos anotaron que junto a las apariciones de platillos volantes y ufonautas hacían acto de presencia otra serie de fenómenos tales como poltergeist, precogniciones, extraños sueños, etc. que no eran inéditos para los investigadores de otras materias heterodoxas. Por lo que realmente nada de lo expuesto por el paradigma OVNI, salvo su particular escenografía (con ciertos matices), ha sido completamente desconocido para nosotros, pero obviamente lo que sí ha cambiado es la interpretación que le hemos dado a estas visiones.

Bajo nuestro punto de vista tecnificado los encuentros con "maquinas" y luminarias desconocidas solo pueden tener un origen tecnológico extraterrestre... pero ¿Estamos seguro de este enfoque?

La casuística OVNI está plagada de seres desconocidos, extraños ufonautas que levitan, atraviesan paredes y emiten luz... ¿Entidades de otros planetas o un fenómeno ancestral de carácter cognitivo que ha acompañado al ser humano desde los albores de la historia?





Que un visitante nocturno inesperado irrumpa en nuestro dormitorio nunca ha sido considerado una injerencia extraterrestre con fines científicos hasta que nuestra civilización ha contextualizado estas apariciones bajo un determinado marco explicativo en consonancia con una supuesta tecnología que permitiría a los alienígenas atravesar paredes para llegar hasta nosotros. Pero obviamente este planteamiento ignora que toda clase de entidades han realizado estas mismas tropelías desde los albores de la historia, en ámbitos tan diversos como el religioso, el místico o el filosófico.

En los últimos setenta años miles de personas han descrito unas increíbles apariciones que parecían simular en su apariencia ser resultado de una inalcanzable ciencia extraterrestre,  aunque sin embargo por otro lado, la semejanza con nuestro propio desarrollo evolutivo (antropomorfización de los ocupantes) y tecnológico (escafandras, respiradores autónomos, pistolas de rayos, escalerillas, antenas, ventanas, consolas de mandos, etc.) hacía sospechar a muchos estudiosos que podría tratarse de algún tipo de espejismo o distorsión sociocultural de nuestra propia civilización elevada por un fenómeno que no sabemos decodificar convenientemente. Por tanto no se puede descartar que lo que hemos interpretado erróneamente  hasta la fecha como encuentros cercanos con seres extraterrestres sea producto de otro tipo de fenómenos o cuestiones relacionadas con la percepción humana de resquicios desconocidos de nuestra realidad o de nuestro propio universo mental que a veces nos asalta fuera de las paredes de lo psíquico.

 



 


JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.

jueves, 1 de julio de 2021

LA DICOTOMIA ENTRE OVNIS EN LA CERCANIA Y EN LA DISTANCIA





Desde prácticamente los inicios de la ufología moderna el comportamiento de la casuística no ha hecho sino evidenciar que los avistamientos lejanos no tienen muchos puntos en común con los denominados encuentros cercanos. Ya que en las experiencias más próximas con los No Identificados es donde el paradigma se revela de una manera mucho más ambigua y desconcertante alejándose de nuestras presunciones asumidas sobre el origen del fenómeno. Y es que no podemos negar que existe una diferencia abisal y sustancial, en la forma y en el fondo, entre ambas facetas del paradigma OVNI y aunque las dos comparten evidentes rasgos comunes no parece, tras analizar a fondo la cuestión, que  se ajuste exactamente al mismo fenómeno, al menos en la forma de experimentarlo. Pero ¿cómo es esto posible? ¿Acaso los avistamientos lejanos engendraron el nacimiento de otro fenómeno diferente? Las dudas e interrogantes que surgen del estudio de la literatura ufológica son amplias y diversas, y hasta que no lleguemos a acotar cual es la verdadera dimensión de los encuentros cercanos con OVNIS no avanzaremos en la comprensión del fenómeno. 






JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.